Claves para la prevención de las varices

By | noviembre 10, 2016

Estética aparte, la aparición de varices en nuestro organismo puede llegar a ocasionar severas molestias, calambres y complicaciones sanguíneas que podemos evitar si aplicamos un estilo de vida saludable y responsable. El factor hereditario de este padecimiento, hace que sea prácticamente inevitable su aparición en hombres y mujeres por igual. No obstante, existen algunas medidas que 27 podemos tomar en cuenta para contrarrestar sus efectos. Veamos de qué se trata.

Causas y complicaciones

evitar-la-varicesA grandes rasgos, la aparición de las varices tiene su origen al debilitarse las válvulas venosas, encargadas de contrarrestar el efecto de la gravedad y retornar la sangre al corazón cargada de dióxido de carbono. Esta afectación trae como resultado un estancamiento de la sangre en algunas regiones del cuerpo humano como el rostro, las extremidades inferiores y la zona anal.

A pesar de tener una base genética, la aparición de las varices puede estar condicionada a un estilo de vida sedentario y el sobrepeso. La mala circulación de la sangre es producida por una presión extra en las piernas y la consiguiente obstrucción de las venas capilares. A esto sumémos le la falta de ejercicios o actividades físicas moderadas, vitales para fortalecer el reflujo sanguíneo.

Las altas temperaturas, son otro de los factores que inciden directamente en este tipo de patologías, junto a la edad, el estreñimiento y los cambios hormonales. Dentro de las complicaciones más habituales, podemos encontrar la varicorragia (la vena se rompe al exterior causando una hemorragia), la varicotrombosis (coágulo del vaso sanguíneo) y el Síndrome de Congestión Pélvica, muy común en las etapas posteriores al embarazo (fuente).

Prevención 

Lo más importante que debes tener presente para combatir o prevenir las varices, es la realización de ejercicios. No necesitas ser un corredor de maratón ni someterte a una prolongada sesión de entrenamiento. Tu objetivo principal es favorecer la circulación sanguínea, y esto se logra subiendo y bajando escaleras, realizando cortas caminatas diarias o practicando algún deporte de tu agrado como el ciclismo o la natación.

En cuanto a la ropa, evita que sea ajustada en las piernas, sino más bien ventilada y cómoda, que permita una buena circulación en las venas. El calzado no debe exceder los cinco centímetros, si bien tampoco es aconsejable usar zapatos planos que impidan el correcto funcionamiento de los músculos en las piernas.

Si eres de las personas que trabajan todo el día frente a un escritorio, procura cambiar constantemente la posición de las piernas, así como elevarlas durante unos minutos cada cierto tiempo. Esto también puedes aplicarlo a la hora de dormir para aligerar el peso en tus extremidades y relajar las venas.

Del mismo modo, es vital que te mantengas alejado de las altas temperaturas. No te expongas demasiado al sol y evita tomar baños de sauna. Lo mejor es optar por agua templada, o en su lugar, las llamadas duchas de contraste (duchas de agua caliente alternadas con agua fría).  Al finalizar el baño, aplícate un masaje con las piernas levantadas utilizando crema anticoagulante.

En este último aspecto, cabe la opción de utilizar complejos orales venotónicos y sustancias drenantes para facilitar la correcta circulación sanguínea. En cualquier caso, visita a tu doctor periódicamente para valorar el progreso de tu tratamiento.

Sobre la alimentación

Como mencionábamos anteriormente, el estreñimiento es una de las causas que provocan la aparición de varices en nuestro cuerpo, y para controlarlo es necesario reforzar nuestra dieta con productos saludables como verduras, legumbres y cereales integrales, que permitan un movimiento intestinal adecuado y provean de líquido abundante al organismo para liberar las heces sin dificultades.

Conjuntamente con esta recomendación, debes mantener un control sobre el consumo de sal en tus comidas, evitar en lo posible alimentos que contengan grasas y balancear tu dieta con alimentos ricos en vitaminas. Estas indicaciones las he extraído de un sitio que no recuerdo, y estoy convencida que te mantendrán libre de hipertensión y te ayudarán mantener tu peso corporal.

Finalmente, prueba a beber abundante agua (uno o dos litros diarios), y no te olvides del pescado y otros productos antioxidantes como los cítricos y algunos vegetales, que previenen contra el desgaste de las venas y reducen el efecto inflamatorio en gran medida.

evitar-la-varice2sEjercicios ideales

Para concluir te propongo una serie de ejercicios sencillos y fáciles de hacer para prevenir la inflamación de las venas y mejorar la circulación a nivel general. Puedes consultarlos todos aquí.

  • Dobla una rodilla hacia el pecho y abrázala para fijar el movimiento. Puedes realizar este ejercicio acostado, y rotar los tobillos lentamente. Luego invierte el orden de las piernas.
  • Si no dispones de una bicicleta puedes imitar el movimiento de pedaleo tumbado en el suelo. Mientras más exagerado realices el ejercicio, mucho mejor.
  • Camina cada vez que puedas. Renuncia al ascensor, y si necesitas desplazarte a algún lugar, considera la opción de llegar caminando. Los resultados no se harán esperar.
  • Boca arriba en el suelo, eleva una pierna lentamente hasta que quede perpendicular con tu cuerpo. Mantente en esa posición durante unos quince segundos. También puedes probar a hacerlo de costado y apoyado de espaldas a la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *