¿Se ha ido el sol? ¡Pues luce tú!

By | noviembre 14, 2016

El que se estén acabando los calores del verano no significa que debamos ocultar nuestro cuerpo como si este se hubiera vuelto feo de repente. Ocurre, nada más, que esos modelos que nos vuelven locas –y los vuelven bobos- se lucen en otros lugares.

lucir-bien-con-frioCon la llegada de los hielos (o del fresquito, en el mejor de los casos), es también el momento de ponernos encima un buen abrigo para salir a la calle, pero, ¿quién dice que al quitarte esta prenda, cuando entres al local que sea a tomarte algo, tengas que llevar unos pantalones anchos y un jersey de cuello vuelto?

¿Por qué no puedes lucir un vestido como los de motufashion.com? Al fin y al cabo, allí donde entres no tiene por qué hacer frío. Y no lo hará, a poco que hayan encendido la calefacción y tú ilumines el lugar con ese fantástico modelo…

Elegante, atractiva y capaz de enamorar a una piedra

De hecho, si te paras un ratito a mirar el catálogo al que te he dejado el enlace en el párrafo anterior vas a ver cortes y colores de vestidos cortos para todos los gustos, pero todos ellos con un denominador común: son unas elegantísimas piezas capaces de hacer el David de Miguel Ángel gire la cabeza y silbe con admiración, diciéndote lo guapa que vas.

¿Qué si me quedo o te recomiendo alguno?… Pues, se trata de una cuestión muy personal, de modo que estaríamos hablando de gustos, pero, me voy a atrever a decirte que si quieres ser el centro de todas las miradas (tú sabrás…) elijas el modelo “Vestido Rojo de Encaje MS1022”, una maravilla romántica de encaje, con escote en uve, la espalda abierta y capaz de enamorar hasta a un trozo de cuarzo blanco.

Mil maneras de volver miradas

Otros modelos, dentro de la línea del vestido corto, optan por la elegancia y el corte un tanto más discreto. Esta vez hablo de piezas inspiradas en otras que han lucido famosas como Taylor Swift o Vicky Pattison. Sea como sea, son piezas para todos los gustos de cortes, telas y colores muy variados.

Lo que sí tienen en común todos estos vestidos es un precio muy asequible –raramente suben de los treinta euros- y una forma de hacerse con ellos muy cómoda, a través de la web que he enlazado unos párrafos más arriba. Conque, si se ha ido el calor y el sol, no hay excusa para que dejes de lucir tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *