Serum, cómo y cuándo utilizarlo

By | diciembre 30, 2017

serumenExisten diversas posibilidades en la cosmética actual que nos permiten devolverle a la piel tanto la hidratación natural como la luminosidad perdida.

Pero no todas las pieles son iguales y la aplicación de cada producto dependerá también de la edad y el problema que deba resolverse. Utilizar cualquier tipo de producto cosmético no sólo no causará el efecto deseado sino que puede originar daños a la piel que luego serán difíciles de revertir.

En la actualidad el serum se ha puesto de moda debido a que es un excelente cosmético que beneficia la piel siendo de rápida absorción y penetrando hasta las capas más profundas haciendo que sus activos de alta concentración actúen de forma eficiente.

Como cualquier otro tipo de crema el serum debe aplicarse siempre sobre la piel totalmente limpia, optimizando así la penetración de sus activos.

Existen los que pueden utilizarse a diario como complemento de otra crema hidratante o sólo como un tratamiento aislado.

Un producto ideal para las pieles grasas o mixtas

Se debe tener en cuenta que un serum posee una concentración mayor de activos y por ello siempre se aplicará antes de la crema hidratante o de la crema utilizada por la noche, con la salvedad que en este último caso será necesario esperar a que el producto sea absorbido totalmente ante de la aplicación de la hidratante, por lo cual puede utilizarse en este caso exclusivamente el serum antes de ir a dormir.

Las pieles mixtas o grasas también pueden utilizarlo sólo sin necesidad de otra crema como complemento y de día se aplicará antes de la hidratante.

En cambio, las pieles secas deben tratarse con ambos productos tanto de día como de noche o de lo contrario adquirir un serum para el día y otro para la noche, existiendo algunas fórmulas que también estimulan la desaparición de las arrugasy la regeneración del colágeno que a determinada edad baja en su producción natural.

serumen cuidado

Algo importante a tener en cuenta es utilizar el serum en pequeñas cantidades dado su estado de concentración, aplicándolo en el rostro con movimientos horizontales desde el centro hacia los laterales y no olvidar el cuello y escote con movimiento verticales a partir del mentón y hacia abajo.

Con relación a la edad, puede comenzar a utilizarse este tipo de tratamiento a partir de los 25 años, tiempo perfecto para comenzar con los cuidados más intensivos de la piel para evitar por ejemplo el envejecimiento prematuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *